Remate de único paño disponible en Maintecillo por US$7 mills. despierta interés de inmobiliarias

Se trata de un terreno de 6,7 hectáreas frente al borde costero. También se ofrecerá un condominio aledaño de seis edificios, a un mínimo de US$32,3 millones. Ambos pertenecen a la Inmobiliaria Laderas Ladomar, firma en proceso de quiebra.

 Imagen foto_00000001

Ubicado en la comuna de Puchuncaví, frente al borde costero de Maitencillo, se encuentra el último terreno apto para el desarrollo de proyectos inmobiliarios de la zona. Y está en proceso de venta. Es precisamente este punto el que ha llamado la atención de una veintena de interesados en quedarse con este terreno de 6,7 hectáreas que se rematará el próximo 5 de abril, ubicado en la ladera bajo el condominio de Marbella. El precio mínimo es de US$7,1 millones.

Fuentes del sector señalan que dadas las características del terreno, con acceso directo a la playa apto para la construcción de un proyecto inmobiliario, habrían interesados pertenecientes al rubro inmobiliario, fondos de inversión y family offices,

La propiedad cuenta con la aprobación del Estudio de Impacto Ambiental vigente, además de los permisos para usos de agua y alcantarillado. Pero ese no es el único atractivo del terreno. El paño cuenta con un anteproyecto de construcción aprobado que permite la edificación de hasta 144 departamentos de 140 metros cuadrados cada uno.

El paño pertenece a Inmobiliaria Laderas Ladomar que, tras acogerse a liquidación voluntaria en 2016 por deudas en torno a los $21 mil millones, rematará esta propiedad. El liquidador Enrique Ortiz es quien está a cargo de este procedimiento que se efectuará a través de Tattersall Gestión de Activos, fijando por ésta un precio mínimo de 180 mil UF, alrededor de unos US$ 7,1 millones.

Este terreno no será el único en ofrecerse en el proceso de ese día. A él se sumará el polémico proyecto inmobiliario Costa Esmeralda, que la empresa desarrolló en el paño colindante al terreno que se rematará, en el sector de Aguas Blancas. Se trata de un condominio con seis edificios, que albergan un total de 50 departamentos. La superficie del terreno es de 34.330 metros cuadrados aproximadamente -10.287 metros cuadrados construidos- y tendrá una postura inicial de 730.000 UF, unos US$32,3 millones.

Dicho proyecto ha sido fuertemente cuestionado por los vecinos, que acusan sobre el impacto que las obras tienen dentro de un área protegida del sector. De hecho, en 2012 la Comisión de Evaluación Ambiental V Región abrió un proceso sancionatorio para investigar infracciones a la resolución de calificación ambiental. Ese mismo año los vecinos también presentaron un recurso de protección ambiental ante la Corte de Apelaciones de Valparaíso. En la acción judicial interpuesta acusaron que la constructora incumplió la resolución medioambiental que aprobó el proyecto, al acopiar material en una zona protegida. En 2013, la Corte Suprema ratificó un dictamen del tribunal de alzada porteño que había obligado a retirar de la obra todos aquellos residuos sólidos, provengan de los excedentes de las excavaciones o de los excedentes de trabajos de urbanización, los que debían depositar en botaderos autorizados.

En medio de los cuestionamientos al proyecto por los problemas ambientales, la empresa Laderas Ladomar, que construye el proyecto Costa Esmeralda se declaró en quiebra por problemas administrativos. De acuerdo al acta de la junta de acreedores del 28 de diciembre de 2017, se acordó que el denominado lote 2, es decir el terreno apto para la construcción de un proyecto, sólo se rematará en el evento que se haya vendido el lote 1, donde hoy se encuentra el condominio de edificios. "No habiendo postores por el lote 1 la subasta se suspenderá respecto del lote 2", quedó consignado en el acta. Y se agrega en el informe: "La junta acuerda que en el evento que a la fecha de la licitación/remate respecto del denominado Lote 1, se haya obtenido la recepción definitiva de las obras por parte de la Dirección de Obras Municipales de Puchuncaví, y habiéndose declarado desierta la señalada licitación/remate, esta junta analizará la venta directa de cada uno de los departamentos que forman parte del proyecto inmobiliario".

El 29 de junio del año pasado se tenía agendado realizar el remate del terreno, sin embargo, tuvo que ser suspendido. En esa ocasión, tres inmobiliarias llegaron a ofertar por el paño.

 

Fuente: Pulso

Banner Inmobiliaria