Los 13 subcentros alternativos que podrían fortalecerse con las nuevas líneas de Metro

La actividad laboral y comercial se ha concentrado en Santiago, Providencia y Las Condes, extendiéndose entre La Moneda y Manquehue. Con el nuevo entramado subterráneo, podrían desarrollarse nuevos focos de interés en La Pintana y Bajos de Mena.

 Imagen foto_00000001

SANTIAGO.- Para los urbanistas, el mejor ejemplo es el Paradero 14 de Vicuña Mackenna. Según cifras de la municipalidad de La Florida, hoy transitan por él dos millones de personas diariamente, lo que lo convierte en el segundo empalme más importante del país después de Plaza Italia. Pero antes de la construcción de las líneas 4 y 5 de Metro, era sencillamente una rotonda.

"Cuando se construye el Metro, inmediatamente comienza a producirse ahí una efervescencia de comercios y servicios que hoy son el mall más grande de Chile", explica a Emol el decano de la Facultad de Aquitectura y Artes de la U. del Desarrollo, Pablo Allard. La llegada del Metro, asegura, provocó que la intersección de las calles Américo Vespucio y Vicuña Mackenna se convirtiera en un importante subcentro urbano.

"La distancia desde la Plaza de Puente Alto hasta el Mall Plaza Vespucio es la misma que existe entre Estación Central y el Parque Arauco. ¡Imagínate lo que se recorre para llegar recién al anillo de Vespucio! Antes la gente tenía que viajar el doble para acceder a comercios, servicios y trabajo, pero hoy en el Paradero 14 tienen una amplia oferta de comercios y servicios", señala.

Por eso considera que la llegada de las nuevas líneas de Metro a lugares como Bajos de Mena y La Pintana permitirá la aparición de "subcentros de comercios y servicios en algunos puntos clave de barrios antiguamente segregados". Los focos de interés estarán, asegura, en las intersecciones de las líneas nuevas y las principales arterias comunales.

Es una visión que comparte la académica de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la U. de Chile, Natalia Escudero. "Se han construido barrios muy alejados de centros urbanos, que no tienen centros de salud, comercio, establecimientos educacionales, comisarías, áreas verdes, etc. y tampoco cuentan con un transporte público de buena calidad que los pudiera acercar a estos", asegura.

"Por lo tanto, en la perspectiva de la sustentabilidad urbana, es absolutamente necesario construir nuevos centros y subcentros para acercar servicios y equipamientos de calidad a los barrios que lo requieran y mantener los límites urbanos, para no continuar con la dispersión urbana", añade.

 

Nuevos centros que no serán el centro


Se trata de un tema que el director de Espacio Público y magíster en Desarrollo Urbano, Iván Poduje, ha estudiado en su oficina Atisba. Allí, su equipo ha identificado 13 centros alternativos al eje Alameda-Providencia-Apoquindo, que históricamente ha congregado la actividad laboral y comercial.

Cada mañana, el 45% de los viajes se dirigen a la franja entre los metros La Moneda y Manquehue. "Es imposible que surja otro centro con una envergadura equivalente", señala a Emol. Es, a su juicio, un asunto de física.

"Es absolutamente necesario construir nuevos centros y subcentros para acercar servicios y equipamientos de calidad a los barrios que lo requieran" Natalia Escudero

"Es la teoría de la gravitación de Newton: es muy difícil que una ciudad tenga dos centros con gravitación equivalente, porque lo que hace atractivo al centro metropolitano es la concentración de actividades que tiene. Se puede ir extendiendo sobre lo que ya existe, que es lo que pasado, pero siempre se mantiene. Y es lo que pasa en París, en Londres y en todo el mundo". dice.

Y la concentración de esas actividades la mide en cifras que ahora comparte: 2 millones de metros cuadrados de oficinas, y entre 2 y 3 millones de personas como población flotante. "Pero sí pueden aparecer centros vecinales o comunales como pasó con el Paradero 14, o lo que ocurrió en la intersección de Pajaritos y Vespucio, en Maipú", comenta.

Entre los 13 centros alternativos que han identificado, destacan Ciudad Empresarial, el cono industrial de Quilicura, la estación intermodal de La Cisterna, y el centro de San Bernardo.

Además, identifican dos centros potenciales que se podrían desarrollarse con las nuevas líneas: uno en Bajos de Mena, a la altura del centro de Puente alto; y otro en La Pintana.

Fuente: Emol.com

Banner Inmobiliaria