Construcción impulsa colocaciones de La Araucanía: suben 10,2% en doce meses

Los préstamos a la pesca también encabezan la expansión. Así, se posiciona como la región donde más han crecido las colocaciones en un año. Sin embargo, el impulso habría llegado gracias a inversión pública antes que privada.

 Imagen foto_00000001

A pesar de la menor actividad económica en la región, las colocaciones bancarias siguen subiendo. La Araucanía es la zona del país donde más han crecido los préstamos a empresas, aumentando 5,5% en los cinco primeros meses de 2017, y 10,24% a mayo en una comparación año contra año, llegando hasta los $2.978.984 millones (unos US$4.554 millones).

Si bien el Indicador de Actividad Económica Regional (INACER) anotó una caída de 2,7% en la región al primer trimestre, cifras de la Superintendencia de Bancos (SBIF) señalan que los créditos comerciales de la región representan el 2,1% del total. A nivel nacional, el sector económico donde más subieron los préstamos fue "otras obras y construcciones" con un alza de 15,6% a $5.276.403 millones (unos US$8.066 millones).

Lo mismo ocurrió en La Araucanía, donde el ítem "otras obras y construcciones" marca un incremento a mayo de 56% año contra año hasta los $88.787 millones (equivalente a US$135,7 millones), mientras que "construcción de viviendas" sube 17% en igual período. Esto, a pesar de que a nivel nacional los préstamos para la construcción de viviendas retrocedieron 13% a $3.852.891 millones (unos US$5.890 millones).

Con este telón de fondo, desde la Multigremial de La Araucanía argumentan que el alza en la región podría deberse al subsidio DS-19 que comenzó a funcionar en 2016. Este es un programa que el Ministerio de Vivienda y Urbanismo describe como "de integración social y territorial" que busca ampliar la oferta de viviendas mediante el subsidio en ciudades con mayor déficit y demanda habitacional.

Para Alejandro Alarcón, economista de la Universidad de Chile, "hay mucho impacto del gasto fiscal en regiones, eso ha generado impulso en varias zonas, y particularmente puede que en La Araucanía esté generando impacto, pero ese no es un efecto del sector privado. El problema es que parece muy bonito, pero no dura, dura hasta que se acaba la plata del Fisco, y la plata se acabó", advierte.

De hecho, según cifras recopiladas por la Multigremial de La Araucanía, en la mayoría de las regiones el promedio de inversión pública es de 20%, mientras que la inversión privada alcanza el 80%. En la zona, en cambio, ocurre todo lo contrario, ya que un 80% representaría inversión pública y 20% privada. "Tampoco hay inversión extranjera este último tiempo", señala Juan Pablo Lepín, director ejecutivo de la Multigremial.

Con todo, pese a que las colocaciones a "otras obras y construcciones" fue el ítem que más subió a nivel nacional, la Encuesta de Crédito Bancario (ECB) del segundo trimestre de 2017 da cuenta de un menor dinamismo del crédito a esta área. Según señala la encuesta, un 46% de las entidades informa condiciones limitadas de financiamiento para el sector inmobiliario. Ese porcentaje se reduce a 39% para la construcción. "Asimismo, por sectores, continúa la percepción de una débil demanda por parte de empresas inmobiliarias y constructoras. Para el primer segmento, el número de bancos que considera que la demanda se debilitó en el período representa un 73% y, para las constructoras, un 39%", agrega.

Pesca es la segunda área donde más se empinaron las colocaciones de La Araucanía con un alza de 72% en doce meses hasta los $3.031 millones (unos US$4,6 millones). Eso sí, desde Sernapesca señalan que el crecimiento del sector pesquero no ha sido notorio. Una situación totalmente contraria es lo que ocurre con las colocaciones a la pesca en el resto del país, ya que los préstamos a estas compañías van a la baja: cayeron a mayo un 21% en doce meses tras llegar a los $763.496 millones (unos US$1.167 millones). Es más, se hundieron a su menor nivel desde que la SBIF lleva registro, a contar de agosto de 2012.

Pero no sólo las colocaciones aumentan en la novena región: las sucursales y el personal de los bancos también van al alza. En abril de este año tenían 90 sucursales y 1.263 empleados, lo que se compara con las cifras del cuarto mes de 2016, cuando eran 89 sucursales y 1.250 personas, mientras que en abril de 2015 eran sólo 86 sucursales y 1.217 empleados. Los cajeros automáticos, en cambio, han ido a la baja, en línea con lo que ocurre a nivel nacional: en abril tocaron las 325 unidades, lo que significa un retroceso de dos cajeros este año, y de 29 cajeros en doce meses.

 

Fuente: Pulso

Banner Inmobiliaria